Estado actual de la industria electrónica en el mundo

La industria electrónica es el mayor generador de ingresos y empleo a nivel mundial, presenta los más altos crecimientos en el mercado y es parte integral de las llamadas tecnologías de la industria 4.0, lo cual la ha convertido en un instrumento para el desarrollo económico de los países y en el motor de crecimiento de muchos otros sectores de la industria (Gavlovskaya & Khakimov, 2020).

Se puede definir a la industria electrónica como el conjunto de compañías que fabrican, diseñan, ensamblan, y proveen productos y servicios de la electrónica. Los productos consisten en componentes, partes, subensambles y equipos que usan los principios de la electrónica para llevar a cabo sus funciones, y los servicios corresponden a los procesos requeridos para la fabricación de dichos componentes, partes, subensambles y equipos. Otra forma de describirla es a través de los principales mercados que la conforman: computadores y productos de oficina; equipos de red y comunicaciones; electrónica de consumo y accesorios para el hogar; equipo industrial, militar y aeroespacial; dispositivos médicos; electrónica automotriz; semiconductores y servicios de manufactura (PAT Research, 2021).

El mayor motor de crecimiento de la industria electrónica es la investigación y el desarrollo (I+D). Según datos del portal Science Business, entre 2019 y 2020 el gasto en I+D de la industria global creció en promedio un 6,21%, sin embargo, las 10 compañías tecnológicas que más invirtieron dentro de un segmento que agrupa software, computación, hardware y equipo electrónico (Facebook, Alibaba, SAP, Apple, Qualcomm, Microsoft, IBM, Alphabet, Samsung y Ericsson) gastaron en promedio más del 20% de sus utilidades en I+D, con Facebook como líder con cerca del 35% (Science Business, 2021).

El crecimiento en la producción de la industria global de electrónica y tecnologías de la información, llegó apenas al 1% en el año 2019, impactada principalmente por la fricción en las relaciones comerciales entre EEUU y China, y para 2020 con la llegada de la pandemia de COVID-19, el crecimiento esperado se limitó a un 2% para finales de 2020 con un total de USD 2972 billones. No obstante, se espera que retome su senda alcista impulsada por la demanda de dispositivos y componentes electrónicos para aplicaciones de la industria de las comunicaciones y vehículos eléctricos (JEITA, 2020).

Una de las formas de distribuir y analizar la producción de la industria electrónica es por grandes campos como los que se muestran en la Figura 1, donde el principal campo de producción de electrónica a 2020 es el de los equipos de comunicaciones, seguido por los equipos de cómputo y los semiconductores. Los servicios ocupan el 34% y se encuentran representados principalmente por las compañías de la industria TI, que hacen uso de equipos y sistemas electrónicos para la prestación de servicios a personas, empresas y gobiernos. Si se revisa el crecimiento de cada campo de la industria electrónica en los últimos 10 años, los que han alcanzado un mayor porcentaje de mercado con respecto a 2010 son los equipos de comunicaciones y los semiconductores, en los cuales las empresas chinas y surcoreanas dominan el comercio mundial.

Figura 1. Producción de la industria global de electrónica y TI entre 2010 y 2020

Fuente: tomado de (JEITA, 2020)

En la Figura 2 se encuentra un gráfico elaborado en 2019 por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), que a través de las importaciones muestra el crecimiento que tuvo la industria electrónica global entre 2000 y 2017, donde la mayoría de las compras se concentraron en componentes electrónicos, equipos de comunicaciones, computadores y periféricos (UNCTAD, 2019). Para 2020 esta situación se mantuvo y los equipos de comunicaciones, computadores y semiconductores, siguieron liderando la producción de la industria electrónica en el mundo con un 70% del total.

Figura 2. Importaciones de bienes de la industria electrónica entre el año 2000 y el año 2017

Fuente: tomado de (UNCTAD, 2019)

En línea con lo anterior, un reporte de la empresa aseguradora Allianz muestra que en 2021 la industria de semiconductores, principal motor de la producción de componentes electrónicos, alcanzó un nuevo máximo histórico de ventas globales, con más de USD 500.000 millones, lo que representa un crecimiento del 26% con respecto a 2020. Esto, impulsado por la demanda inusual de electrónica de consumo (computadores, teléfonos, equipo de audio y video principalmente) durante la pandemia, incremento en los precios debido al mismo efecto de desbalanceo entre oferta y demanda, y la introducción de una nueva generación de chips basados en proceso de manufactura de 5 nm. No obstante, la Figura 3 muestra en la línea de cambio porcentual que está por llegar un periodo de cambio lento y corrección con menores tasas de crecimiento, ya que parece presentar un comportamiento cíclico con periodos de alrededor de cuatro años (Allianz, 2021).

Figura 3. Ventas globales de semiconductores entre 2015 y 2021

Fuente: tomado de (Allianz, 2021)

El mismo reporte indica que recientemente las industrias electrónicas de Japón, Norteamérica y Europa han recibido soporte de parte de los gobiernos, en aras de reducir la dependencia de importaciones de China. Esto debido en gran parte al golpe que sufrieron sus cadenas productivas de vehículos y maquinaria, debido a los retrasos de suministros causados por el exceso de demanda y los cierres de fábricas por la pandemia de COVID-19. No se espera en realidad que el dominio de los fabricantes asiáticos se reduzca drásticamente en el corto plazo, pero sí se puede anticipar una reorganización y un flujo comercial más balanceado en el largo plazo.

CONCLUSIÓN

El cambio que está teniendo la cadena de suministro a nivel global, particularmente el panorama de redistribución de las zonas de prototipado y manufactura electrónica, sumado al crecimiento de la digitalización y las continuas actividades en innovación y creación de nuevas tecnologías basadas en electrónica, particularmente las relacionadas con la Industria 4.0, indica que es posible que los países emergentes como Colombia vean en el mediano y largo plazo una oportunidad para el desarrollo de una industria de producción local de equipos electrónicos para la atención de necesidades en sus distintos sectores productivos, que reduzca la dependencia de las importaciones y eleve su nivel de desarrollo tecnológico y económico. Países como Vietnam, han logrado incrementar de forma extraordinaria sus ingresos basados en bienes y servicios de la electrónica, pero esto será tema para otro artículo. 

Si quiere conocer más acerca del estado de la industria a nivel global y nacional, así como las tendencias en tecnologías y aplicaciones de la electrónica y la Industria 4.0, suscríbase a nuestro blog. Si desea estudiar a fondo alguna tecnología en particular, consulte por nuestros servicios de Vigilancia e Inteligencia Competitiva, o si está listo para apropiar tecnologías emergentes y agregar valor a sus productos y servicios, agende una cita de Diseño y Prototipado de Producto Electrónico, Analítica de Datos o Estructuración de Proyectos de I+D+i.

BIBLIOGRAFÍA

Comparta este Artículo
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Conozca más información de interés